Aumentar el apetito sexual

Uno de los problemas más frecuentes en una pareja es la falta de sexo por falta de apetito sexual. Eso pasa por muchos factores, entre los cuales por ejemplo está el hecho de la rutina (estar siempre con la misma persona, en la misma casa, con las mismas posturas, etc.) o el estrés, ya que el hecho de ir muy ocupado y sin tener mucho tiempo para uno mismo también influye en nuestra salud sexual.

Consejos para superar la falta de apetito sexual

Ante el primer caso poco diremos hoy aquí: basta con ser original, con tener ganas de sorprender y con buscar motivos en donde sea.
Si la falta de apetito sexual viene determinada por otros factores como el estrés o la ansiedad, entonces algunas de las cosas que se recomienda hacer son estas:

• Regula tu peso: el sobrepeso no suele ser bueno para nadie, pero es que además influye negativamente en nuestra salud sexual. Es importante empezar a marcarse unos buenos hábitos alimentarios. Aquí en nuestro país tenemos la suerte de estar en la zona en donde la dieta es una de las más saludables, ya que los beneficios de la dieta mediterránea son conocidos alrededor del mundo y son muchas las personas que intentan seguirla. No solamente mejoraremos nuestra salud sino que además también nos sentiremos mejor con nosotros mismos.

• Medicamentos: una causa de la falta de apetito sexual pueden ser determinados tipos de medicamentos. Algunos de ellos pueden tener efectos adversos relacionados con la pérdida de la libido. Podéis consultar el médico o leer atentamente el prospecto del medicamento en sí.

• Haz ejercicio: ligado con la dieta mediterránea, hacer ejercicio es una de las mejores cosas que podemos hacer. Mejora la circulación de la sangre y la respiración, además de ayudarnos a desconectar del trabajo o del estrés diario.

• Evita llevarte trabajo a casa: si puedes evitarlo, no te lleves trabajo a casa. Es mucho mejor pensar en vivir la vida y dejar el trabajo para el horario de oficina. Aprender a disfrutar del tiempo libre ayudará a relajar la mente y a enfocarnos en aprender a vivir con más calma. Si puede ser intenta también dejarte los fines de semana libres (siempre y cuando sea posible).

• Alimentos afrodisiacos: aunque algunos lo son más que otros, lo cierto es que hay algunos productos que son afrodisíacos y que por tanto os pueden ayudar a despertar el apetito sexual, por ejemplo estas. Podéis probar un día en haceros una cena cargada de este tipo de productos para ver si después sigue un poco el ritmo y os animáis.

• Practica la meditación o la relajación: hoy en día hay muchas opciones para meditar. Las técnicas de relajación (muchas de ellas llegadas de oriente) son muchas y podemos encontrar la que mejor se adapte a nuestras necesidades. Para ello puedes apuntarte a algún curso que hagan en algún centro o bien probar uno mismo en casa. Para ello es requisito indispensable que encontréis una zona de la casa en donde sepáis que podéis estar tranquilos/as sin que nadie os moleste. Una opción es también ponerse música tranquila.

• Si sigues igual, puedes consultar a un especialista. Ellos han tratado más casos como el tuyo y puede aconsejarte sobre cuál es la mejor medida a tomar. Si el problema del apetito sexual viene determinado por la falta de compenetración con la pareja, entonces podéis ir juntos al especialista, hay psicólogos de parejas que os pueden ayudar a enfocar la situación.

Es importante recordar que una relación es cosa de dos, y que si uno de la pareja está alicaído, entonces ello repercute que la otra persona tampoco pueda disfrutar del acto sexual o del sexo en sí (en todas sus variantes). Esto es uno de los motivos por los cuales también las parejas rompen y acaban sus relaciones, porque a veces se acaba arrastrando al otro.

Vale la pena, pues, intentar poner remedio al asunto y no ser cobardes a la hora de pedir ayuda: si veis que solos no podéis, no es ningún acto vergonzoso el poder acudir a una persona para que te ayude. Es simplemente decirse a uno mismo que no se es la primera persona a quien le pasa y ya está.