¿Cómo vestirte siendo escort?

Cuando una persona se dedica profesionalmente a ser escort, debe conocer un poco el mundo en el cual se mueve. Se trata de una ocupación que frecuentemente se encuentra en ambientes en donde el saber vestir y el saber estar es importante, por lo que se deben conocer unas premisas básicas para poder asumir la responsabilidad que eso conlleva y que por tanto el cliente quede satisfecho y con ganas de volver a verte.

Consejos para vestirte siendo escort

Es muy importante que, una vez contratada, averigües al máximo al sitio en dónde irás. Si vas de acompañante a un acto público, pregunta si es posible si se trata de una cena, de un congreso, de una fiesta, de la presentación de un producto, etc. También es importante saber el lugar en donde se realiza y qué tipo de gente va a acudir.

En el blog de yosoyescort ofrecen una serie de consejos que vale la pena tener en cuenta. El autor de la página web distingue entre tres tipos de modos de vestirse: de etiqueta, formal o bien, informal. Aquí os detallamos algunas de las características:

Vestirse de etiqueta

Se usará para cuando se sepa que se va a un acto importante como pueden ser presentaciones de congresos o cenas de gala con socios o clientes. Incluso también es posible que sean actos tipo bodas o conciertos en óperas. En este tipo de reuniones a los hombres se les aconseja vestir con un frac o un esmoquin, ya que son de las prendas más elegantes que existen. Para las mujeres la mejor opción es un vestido largo que no desentone demasiado (no se trata de ser el centro de atención si no se expresa claramente que sea así). No olvides tampoco que el calzado debe estar a la altura de las circunstancias, acorde con el vestido. Del mismo modo debemos cuidar cosas como el maquillaje, el peinado o bien los complementos, como alguna joya que vaya bien con la ropa que llevemos o bien el bolso, que deberá ser pequeño y que nos sirva para albergar en él las cosas básicas como el móvil o unas llaves.

Vestirse formal siendo escort

Es el punto intermedio entre la informalidad y la etiqueta. Normalmente si se trata de una cena convencional, no hará falta que te pongas lo más importante que tengas en el armario, bastará con algún vestido (que aquí en esta ocasión sí que puede ser corto) que te quede bien y que lo acompañes de un calzado y unos complementos acorde. Normalmente la ropa formal es la que se usa también para reuniones de trabajo, conferencias o actos varios en que no se indique claramente la obligatoriedad de la etiqueta.

Vestirse informal si eres escort

Finalmente, optaremos para el tipo de vestir informal cuando no haya ningún acto concreto ni tengamos previsto que se haga ninguno. La ropa informal vendrá determinada por el estilo propio de cada persona, pero podría basarse simplemente en unos pantalones o con una camisa o un jersey. Si en vuestro día vestís de una forma MUY informal, entonces tendréis que regularlo un poco: una cosa es ir con un polo o una camisa con algunos botones y otra muy diferente es ir con camisetas de algodón con dibujos estampados y desgastes. Se debe buscar siempre el equilibrio.

En el blog también destacan la importancia de ir siempre con la ropa arreglada, es decir: que no haya arrugas de estas que denotan dejadez por no planchar, o bien que no hayan machas (tanto de lejía como de comida o de lo que sea).
Si repetís cliente y ya os conoce, debéis intentar al máximo adecuaros a sus gustos: si alguna vez habéis llevado algún complemento y le ha gustado, si sabéis que tiene preferencia por determinados ropajes o perfumes, pues intentad acomodaros: nunca está de más y el cliente se mostrará agradecido.

Como en todo, esto es una profesión y se debe tomar por lo que es. Quizá si os convocan a una cena elegante no os guste vestir de etiqueta, pero una de las principales máximas de los y las escorts es saber estar y saber adecuarse a la situación. Cuanto mejor lo hagáis y mejor mimeticéis con el contexto, más posibilidades de éxito habrá.