Deporte que ayuda a mejorar nuestra vida sexual

El sexo es una especie de deporte, ya que se mueven muchos músculos y se ejercitan muchas partes del cuerpo. Sabiendo esto, es lógico pensar que la práctica deportiva en general nos puede ayudar a tener mejor sexo, ya que se nos tonifican mejor los músculos y, por tanto, ganamos más resistencia. Las personas que hacen deporte de forma habitual aguantan mejor y tienen un sexo mucho mejor que las personas que no lo hacen.

Ahora bien: ¿qué tipo de deporte va mejor? Está claro que no todos sirven por igual. Hay algunos que nos proporcionarán más resistencia y flexibilidad que otros. La revista Clarín recoge por ejemplo hasta diez ejemplos, nosotros hablaremos solo de algunos de ellos.

Deporte y vida sexual

  • Salir a correr: lo que hoy en día se conoce como running y parece que está tan de moda. Si salimos a correr cada día media hora notaremos que estamos mejor e incluso respiraremos mejor, pero lo más bueno de todo es que según algunos estudios se puede reducir hasta el 50% los casos de disfunción eréctil en hombres. Vale la pena probarlo, ¿no? No será por oportunidades ni facilidades: el running se puede practicar con ropa que tengáis por casa y no hace falta gastar ni un solo en euro en ello: basta con salir a la calle y empezar a correr un poco según el ritmo que podamos seguir.
  • Bailar: algunos no lo considerarán nunca como un deporte, pero cada vez hay más gente que lo defiende como tal (¡incluso se probó de encajarlo en los Juegos Olímpicos!) Además de mejorar nuestra vida sexual, el baile aeróbico nos ayudará tener un cuerpo más saludable y a superar episodios puntuales de estrés a causa del trabajo y situaciones similares.
  • Practicar yoga: este es otro punto delicado, ya que muchas personas tampoco consideran que el yoga es un deporte. Y vale, en el fondo no lo es, pero la práctica continua –sobre todo si hace en pareja- ayuda a superar también episodios de estrés (como en el caso anterior) y mejorar la complicidad de la pareja. Vale la pena probarlo y comprobar los efectos positivos en primera persona.
  • Nadar: aunque en invierno suponga que tener que buscar una piscina, nadar es un ejercicio muy sano que ejercita prácticamente todos nuestros músculos. De hecho, las personas que hacen natación tienen una vida sexual más larga de media. Eso sí, se debe hacer de forma constante, no solamente un día de vez en cuando y ya está. Hace falta hacerlo como mínimo un par de veces por semana.
  • Baloncesto o voleibol, son dos deportes también muy completos por su amplitud de movimientos y estrategias a seguir. En este caso se recomiendan especialmente para mujeres, ya que potencia las cualidades del clítoris. Además, al ser deportes de equipo se fomentan un montón de valores. ¿Qué más se puede pedir?
  • Otros deportes al aire libre: cualquier deporte que se pueda practicar al aire libre y a plena luz del día nos puede servir. El sol proporciona vitamina D y estar debajo de él durante un tiempo ayudará a subir nuestros niveles de testosterona. Eso sí, cuidado con el sol: hacer ejercicio al aire libre y con el calor puede provocar mareos y lipotimias. Coge agua para hidratarte a menudo y evita las horas en las que haya más sol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *