Escorts transexuales detenidas en Toulouse, Francia.

Sin duda una lamentable noticia para el mundo del Escort Transexual en Europa, especialmente para aquellas trabajadoras que se encuentran en Francia. Lamentablemente Lucia y Natasha, escorts transexuales originarias de Brasil, acabaron en el despiadado mundo de las cárceles de Champ-Dollon tras ser detenidas por la policía local de Toulouse quien estaba completamente decidida a hacer cumplir una ordenanza federal que prohíbe la prostitución debido a la actual pandemia del COVID-19.

Los hechos

Estas chicas meses atrás se encontraban trabajando para una conocida productora de cine adulto haciendo vídeos de porno trans, pero debido a la crisis que esta pandemia representa, se estaban viendo ahogadas en deudas y recibos a pagar. Por lo que decidieron volcarse a la calle y convertirse en escorts transexuales por lo menos hasta que pudieran volver a trabajar con la productora de contenido adulto. Lamentablemente, días antes ya habían sido detenidas por la policía local, quienes se comportaron muy bien y las dejaron en libertad rápidamente con un recordatorio de la prohibición que actualmente estaba impuesta por el gobierno de Francia. Sin embargo, 10 días despues las temerarias chicas estaban de nuevo en la calle vendiendo sus servicios cuando fueron intervenidas por dos oficiales, quienes al ver que ya tenían un aviso por el mismo acto las llevaron a prisión sin mediar más palabras.

Escrots francia

Es bien sabido que la prisión es un lugar muy duro para cualquiera, sin embargo es una total pesadilla para las personas trans, presas fácil de estigmatizacion, violencia física y verbal. Las autoridades locales estaban al tanto de esto y por ello decidieron colocar a Lucia y Natasha bajo un régimen de aislamiento para poder protegerlos del resto de convictos.

El veredicto

Poco despúes de un mes desde lo sucedido, fueron presentadas ante los ojos del juez quien considera que la orden Covid-19 es válida y la negligencia de estas dos trabajadoras sexuales es bastante grave, por lo que recibieron una sentencia condicional de 6 a 7 meses y posteriormente la expulsión del país por un periodo de 3 años. El único consuelo que le quedó a esas chicas es que ese mismo día saldrían de prisión y cuando todo esto acabe podrían volver a trabajar como actrices de vídeos porno y ganar bastante dinero con ello.