FriXion, un robot que te masturba

Aunque se trate solo de un prototipo, hoy os hablaremos de un ejemplo de como la tecnología puede ayudarnos a conseguir orgasmos. O al menos, placer.Se trata de FriXion, un invento para ayudar a la masturbación en la práctica del cibersexo.

El cibersexo y sus problemas

Y es que está claro: ¿cuál es el principal problema cuando se practica cibersexo? pues que no puedes tocar a la persona que tienes delante. Da igual si es hombre o mujer, el problema es el mismo: te emocionas y tienes que hacerlo al final todo tu solo, porque la persona que te ha puesto a cien no está allí para hacértelo. Para hacerte nada, vaya.

Por suerte, inventos o ideas como éstas nos pueden ayudar un poco más. No es el primer ejemplo: desde hace años que existen vaginas artificiales y penes que se conectan via usb para poder vibrar y parecer un poco más reales. FriXion parte de esta misma base, pero con una particularidad: sirve tanto para hombres como para mujeres y, además, es como un manos libres porque evita que los usuarios tengan que usar las manos, de manera que todo es como mucho más práctico. De hecho, la idea fue concebida para usar tecnología punta: telemetría retroalimentada con fuerza bidireccional en tiempo real.

Pero aunque el precio no era del todo caro (se calcula que el precio final rondaría sobre los 200 euros, algo asumible para aquellos que practican este tipo de sexo a menudo) al final parece que FriXion se quedó en prototipo y ya está. Las ambiciones eran muy elevadas (que pudiera interactuar con diferentes dispositivos y programas, que fuera sensible a estímulos externos, etc. Pero por lo que parece, faltó financiación para hacerlo posible de una forma más general.

Eso sí: como hemos dicho antes, existen muchos complementos que ya se pueden comprar. Incluso hay quien se los autofabrica, pero estoy ya es otro cantar.

Disfrutar del cibersexo

Disfrutar del cibersexo tiene su qué. Eso sí, debe saber hacerse bien. Aquí tenéis algunos consejos para disfrutar de ello:

  • Nunca des tus datos personales. Esto es un consejo universal que muchas veces obviamos, pero nunca sabemos quien tenemos al otro lado, por lo que siempre es mejor prevenir. Otra cosa es cuando se practica cibersexo con una persona conocida (con nuestra pareja que está lejos, por ejemplo). Entonces la cosa ya cambia.
  • Ojo con las cámaras. Si decidís grabar por voluntad propia, adelante con ello… ahora bien debemos asumir ciertos riesgos. Hay mucha piratería y mucho acoso a la privacidad. Si grabáis un vídeo de forma voluntaria nuestra recomendación es que no se vea nada que pueda ser reconocido (habitación, partes del cuerpo con tatuajes únicos, caras, objetos personales, etc.). Otra cosa es también desactivar las cámaras por si acaso: se han dado caso de hackeo en donde personas ajenas a la relación han accedido a las cámaras (webcam) para robar la imagen. Nuestro consejo es que la tapes con esparadrapo o algo para evitar cualquier riesgo.
  • Y por último: créete lo que estás haciendo. El cibersexo no tiene ni pizca de emoción si no te pones en el papel. Si haces ver que estás cachondo solo para complacer a la otra persona será la cosa más aburrida e insulsa del planeta. Antes de llegar a esta situación coméntalo y buscad alguna alternativa: hay muchas cosas que se pueden hacer, el cibersexo no es solo decir o enseñar lo que se está haciendo y hacer unos cuantos jadeos. Aquí la imaginación juega un papel muy importante y esperemos que la sepáis usar como corresponde!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *