Las mejores ideas para fin de año

Esta noche se acaba el 2015 y un nuevo año está al caer. ¿Habéis pensado ya en como lo pasaréis y como afrontaréis lo nuevo que está por llegar? Tanto si sois de los que os hacéis listas de nuevos propósitos como si no, recuperamos algunas de las ideas aparecidas en varios medios y que pueden hacernos pasar una noche distinta.

Un fin de año para recodar

Una de las cosas que nunca fallan es el cotillón. Sí, esa bolsita que suele estar llena de guirnaldas y elementos para disfrazarse como collares, serpentinas y antifaces. Pues bien, ¿acaso habéis pensado alguna vez en crear o comprar un cotillón erótico? porque esto es lo que se proponen desde este artículo de La Vanguardia. ¡Una forma diferente de vivir la noche!

Gracias al auge de la literatura erótica, la oferta en productos de este tipo ha aumentado escandalosamente… y uno de los sectores son las fiestas, claro está. Si dais un vistazo a las tiendas eróticas podréis ver que hay una amplia gama de productos para celebrar esta noche tan especial.

Tu escoges: o bien te lo compras ya hecho o bien te lo haces tú a tu gusto. Lo más importante es siempre que el contenido del cotillón pueda ser aprovechable al 100% y motivador tanto para él como para ella. Estos son algunos de los elementos que podría contener (cambiar al gusto):

  • Manillas y juguetes fetiche: el sado light se puso de moda con las sombras de Grey y aún no se ha terminado de pasar de moda. Manillas de peluche o de hierro puro, fustas con plumas suaves o cuerdas son algunos de los elementos a destacar en esta sección.
  • Tangas y ropa interior variada: aunque sea solo por seguir la tradición, es de vital importancia que empecéis el año nuevo con algo rojo. Un tanga no ocupa mucho y suele dar muy buen efecto… ¿por qué no incluirlo en la lista?
  • Cupones y vales: esto también se ha ido poniendo de moda. Es un regalo perfecto para poner dentro de cualquier bolsa: cupones y vales para determinadas acciones, como por ejemplo “vale por un masaje erótico”, “vale por una cena encima de mi cuerpo”, “vale por un orgasmo inolvidable”… etc. Aunque los vendan en muchas tiendas, tiene más encanto si te los haces tu mismo y los personalizas con aquello que sabes de sobras que triunfará…
  • Antifaces: ¿algo de disfraces tendrá que haber, no?
  • Pequeños juegos: aquí entran un sinfín de posibilidades, aunque lo más común son los dados con dibujos de posturas o instrucciones. Hay por ejemplo un juego de dos dados en donde aparece en el primero las acciones a realizar y en el segundo las partes del cuerpo (ejemplo dado uno: “lamer, besar, tocar…”; ejemlo dado dos: “cuello, boca, espalda…”).
  • Condones de muchos sabores y colores. Que no se agote aquí la fantasía, estamos en fin de año, ¡que se note!
  • Aceites lubricantes: como la oferta también es muy amplia, la cosa aquí irá por gustos. Incluso aceites para hacer masajes podría ser una buena opción para meter en el cotillón.
  • Y algún juguete, también. Si cabe, no está de más que el cotillón incluya algún elemento aún más picante, como un pequeño vibrador o consolador para probar esa misma noche después de las uvas. O durante las uvas, ¿por qué no? como los hay con control remoto, puedes activarlos según sean los cuartos o las últimas campanadas… seguro que a ella le hace también gracia. ¡Todo es probar!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *