Los videojuegos se vuelven calientes

Si fuiste adolescente a finales de los años noventa y principios del 2000, es posible que todavía recuerdes las escenas con las que se cerraban los videojuegos de la saga Tomb Raider. Después de dedicar horas y días a pasarte cientos de pantallas, te sentabas delante del televisor para ver la famosa escena de la ducha, de la que te habían hablado todos tus amigos. Y decepción enorme, porque a Lara Croft no se la veía nada de nada. Sin embargo, los videojuegos de hoy se vuelven calientes, desde entonces los han cambiado mucho, y las escenas de sexo ahora son bastante más explícitas.

Videojuegos muy calientes

Mass effect. La primera parte de la saga fue algo más contenida, pero en la segunda y la tercera las escenas calientes se han multiplicado considerablemente. Las escenas de sexo en las que la comandante Shepers se acuesta con con hombres, mujeres y alienígenas son uno de los puntos fuertes del videojuego, aunque no el único.

The witcher. Los creadores de esta saga también debieron de pensar que la primera parte les había quedado algo fría, y decidieron subir la temperatura en la segunda parte. En ella se puede descubrir hasta ocho escenas de sexo explícito perfectamente insertadas en la trama del juego. Sin duda, la mejor de ellas es en la que los protagonistas se quedan atrapados dentro de unas ruinas élficas.

God of war. Los creadores de God of war no se han atrevido tanto a mostrar contenido sexual explícito, así que los jugadores tienen que conformarse con oír los gemidos mientras el protagonista se acuesta con dos mujeres en la segunda parte y con imaginarse el trío lésbico de la tercera. Eso sí, los minijuegos eróticos se han convertido en todo un clásico de la saga, de ahí que el contenido sexual suba un poco.

Heavy Rain. Aunque su contenido erótico no es de los más calientes dentro del mundo del videojuego, Heavy Rain está diseñado casi como una película, por lo que el jugador puede hacer que el protagonista desnude a la chica, la bese o baile con ella. Además, el personaje de Madison insinuándose con la pistola, también sube la temperatura.