Masajes tantra para descubrir tu lado más erótico

El sexo es algo que toda persona es libre de vivir como quiera, siempre que sea de forma consentida, saludable y divertida, porque el objetivo del sexo ha de ser disfrutar, hacernos más felices, olvidarnos de los problemas y encontrar una forma de canalizar todo lo malo y convertirlo en algo bueno, en una oportunidad para ser mejores; y para eso no hay nada como un masaje tantra barcelona. En el erotismo se esconde esa forma de gustar, de disfrutar y de gozar de una forma sutil, sensual y sorprendente, que rompe con el sexo convencional y lo convierte en algo nuevo, totalmente inesperado y lleno de sorpresas y retos que ponerse a uno mismo para conseguir ser mejor persona y disfrutar del sexo de una forma saludable, divertida y mucho más sana de lo que nunca antes habíamos imaginado.

¿Sabes qué es un masaje tántrico?

Los masajes tántricos son ya muy famosos en el mundo, pero a veces la sobreexposición mediática, los comentarios y demás no muestran una visión realista y clara sobre qué es este tipo de masaje. Sin duda, es algo que hay que probar, y leer sobre ello solo es un pequeño aperitivo de la gran aventura que se te viene encima. Pero por algún sitio se empieza…

Un masaje tántrico es un ritual que tiene como objetivo curar o sanar el cuerpo humano de una forma erótica, sensual y muy morbosa, con la meditación y la intimidad como ejes principales de esta aventura erótica del masaje. Puedes pensar que se trata de un masaje erótico y que el único objetivo es que te tumbes y una persona entre y te masturbe, pero la historia es mucho más diferente y estás muy equivocado: un masaje tántrico no busca la eyaculación o el orgasmo tal y como lo conocemos. Lo importante de un masaje tántrico es de este tipo es la energía generada en el chakra, que si se consigue llevar correctamente, llevará a la pareja a un estado de plenitud y perfección llamado Samadhi.

La participación del masajista consiste en acelerar el proceso del placer individual, ya que el cuerpo es sagrado, algo así como un templo o una divinidad. El masajista es como el mensajero que trae su conocimiento y ayuda a la persona a encontrar su camino mediante el placer, el placer que no tiene que ver directamente con una erección o un orgasmo, sino en sentir cada fibra de la piel y disfrutar de la experiencia y del camino mucho más que del final. De hecho, lo que hace que muchas personas confundan este tipo de masajes con masajes eróticos es el hecho de que se considera a todo el cuerpo igual, por lo que los genitales forman parte del masaje como cualquier otra parte del cuerpo, sin distinción ni discriminación. En un masaje normal, nunca han de tocar tus genitales y en uno erótico será precisamente dónde más se reúna el trabajo del masajista. En esta situación, en cambio, del masaje tántrico, verás como todo tu cuerpo, tanto masculino como femenino, disfruta del placer por igual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *