Dietas orgásmicas

Todos hemos oído hablar de los alimentos afrodisíacos. Se supone que consumiendo determinados alimentos podemos conseguir subir nuestra libido, por lo que son muchos los restaurantes que por ejemplo se han sumado a la moda de ofrecer menús de esta índole para parejas de enamorados o apasionados.

Ahora bien, a parte de los alimentos, ¿podemos elaborar una dieta basada en alimentos que puedan potenciar nuestra vida sexual? En otras palabras: ¿hay dietas que favorecen que tengamos más orgasmos? Pues se ve que sí. Navegando un poco por la red podemos ver varios menús y recetas. Nosotros os proponemos por ejemplo el aparecido en cosmohispano, que proponen tres menús (para tres días). O sea que si tienes una cita muy especial un viernes, ya puedes ir preparando tu estómago (y tu cuerpo) unos días antes. ¿Quieres saber qué alimentos tendrás que tomar?

Sigue leyendo

Premio “Bad sex in fiction”

Es de bien sabido que hay certámenes literarios para todo tipo de géneros. Normalmente se premian las mejores obras, pero también es verdad que alguna vez se busca el efecto contrario para reírse un poco de la situación y para dar a entender que las cosas son mejorables. Un ejemplo, aunque no sea de literatura, lo tenemos con los premios Razzie, conocidos mundialmente por ser los “anti-Oscar”. Los Razzie se entregan a los actores y actrices que han realizado un papel muy malo en alguna de las películas estrenadas ese año. Pues bien, va por aquí la cosa.

Bad sex in fiction

Por el título del premio ya os podéis imaginar un poco por donde van los tiros. Y es que se trata de premiar las peores escenas de sexo. Eso sí, en novelas. No se toca el tema de las películas porque suficiente apuro deben pasar ya algunos actores que no están acostumbrados a desnudarse delante de las cámaras.

La historia de estos premios se remonta al año 1993 y de la mano de críticos literarios de la Literary Review, una revista muy conocida en el Reino Unido. Se trata, pues, de una cosa muy sencilla: reconocer a aquellos escritores que ese año hayan incluido en sus páginas escenas horrorosas y vergonzantes de sexo. Sí, exacto, esas escenas que no apetece leer ni estando en el punto más caliente.

De hecho se trata de una crítica mordaz al sector. Su impulsor, Auberon Waugh, quiere advertir a los escritores que no por incluir más sexo van a vender más. O sí, pero que este no tendría que ser el método. La crítica es que muchos escritores saben que si incluyen letras subidas de tono la gente tendrá más interés en hacerse con la obra, pero esto no justifica que se tenga que meter a cualquier nivel. Según Waugh, hay un montón de novelas que están muy bien escritas y son muy interesantes pero que por culpa de un acto sexual metido a presión y de una forma absurda se haya estropeado el conjunto global de la obra.

El premio literario más temido

Y pasa como los Razzies: nadie quiere ser nominado ni mucho menos resultar ganador. Se trata de un premio (o más bien, anti-premio) que pone en duda tu profesionalidad y que sin duda malmete la visión que puedan tener de ti. Y no os penséis que son escritores desconocidos los que ganan este premio, eh, no: hay de todo. Sin ir más lejos, dos best-sellers como Tom Wolfe y Norman Mailer lo han ganado.
Se trata básicamente de crear momentos de sexo que no caigan en la ridiculez ni en la banalidad. Buscar el punto justo para que no se haga pesado ni cursi, pero que si que despierte el interés y haga que más de uno se excite. Es complicado, lo saben, pero no imposible.

Si queréis un ejemplo, citaremos al ganador del año 2014, Ben Okri. En su novela “The Age of magic” se especifica el sexo con esta frase “había lugares de su cuerpo que solo podían haber sido escondidos allí por un dios con sentido del humor”.
La gala de 2015 se celebró a finales de año y el ganador fue “List of the Lost”, de Morrisey (que a parte de escritor fue autor de canciones y vocalista del grupo The Smiths). Son galas a las que acude mucha gente y, por suerte para los escritores premiados, se toma más bien a broma.

Por cierto, pos si os lo estabáis preguntando la respuesta es no: las novelas propiamente eróticas no entran en concurso. ¡Resultaría muy complicado entonces decidir que escena es la peor de ellas!

Incomodidades del sexo

El sexo es algo sumamente placentero. Es por ello que lo practicamos, no solo porque nos apetezca tener descendencia. Si fuera así, nuestra vida sexual duraría muy poco, y el orgasmo sería innecesario. El sexo nos gusta, y practicado correctamente es el vicio más saludable -si no se nos va de las manos, claro- que existe, y en principio es gratis, con lo que ya acaba de ser el colmo. Pero hay ciertas incomodidades.

El sexo y sus incomodidades

Pero no todo el monte es orégano, y en la cama hay algunas cosas que pueden salir mal, o que no nos planteamos cuando empezamos a tener una vaga noción la existencia de las relaciones sexuales, ni nos muestran en las películas. Ni siquiera en las porno.

Son cosas que pueden dar miedo, o vergüenza, o que nos confunden. Por ejemplo está el tema de las “pedorretas” que salen de la vagina a veces, con más o menos frecuencia según cada mujer. Si se ha acumulado aire en la vagina, al meter y sacar el pene este aire sale y produce lo que popularmente se conoce como “pedos vaginales”. Al fin y al cabo es lo mismo que ocurre cuando tocamos la zambomba, pero en un momento en el que esperamos que todo sea bonito y sexy, y esto ciertamente no lo es.

El pene es un apéndice bastante sencillo y fácil de comprender y estimular, pero eso no significa que no sea delicado: está preparado para frotarse con las paredes vaginales, las manos, la boca… pero a pesar de que no tiene hueso sí se puede lesionar, así que hay que tener mucho cuidado cuando, sobre todo en posturas en las que ella está encima, se bota sin control y no se acierta en el “aterrizaje”, porque más de uno ha acabado en urgencias con un dolor insoportable.

Tampoco es sexy orinarse encima mientras se hace el amor, pero cuando una mujer tiene esta sensación al acercarse al orgasmo significa que no debe preocuparse. Todo lo contrario: puede ser un síntoma de que está a punto de eyacular debido a la estimulación del misterioso punto G, así que en caso de que aparezca un líquido caliente, incoloro e inodoro, es un motivo de alegría y el hombre, orgulloso de su hazaña, se lo tomará especialmente bien, así que no hay que preocuparse.

El debate sobre si el tamaño importa o no se resuelve de esta forma tan sencilla: depende de los gustos de cada uno. Igual que muchos hombres admiten que prefieren los pechos grandes, a las mujeres les puede atraer la visión de un pene largo y ancho, ¿por qué no? Están en su derecho. Pero ojo: si es muy grande hay que ir con cuidado a la hora de la penetración y usar, si es necesario, lubricantes artificiales.

Volviendo a la higiene, ¿qué pasa cuando nuestra pareja nos acaba de practicar sexo oral y quiere besarnos en la boca? Más incomodidades. Mejor no pensar demasiado en el hecho de que ni los hombres eyacularían en su propia boca ni las mujeres se lamerían sus propias partes, pero la idea está ahí.

Y llegamos a un tema que seguro que a más de uno y de una se le ha pasado por la cabeza: ¿no da asco el sexo anal? Al parecer no, porque millones de personas lo practican y agradecen el placer extra que proporciona la estrechez del orificio, pero es verdad que según el estado de higiene del recto el pene (o los dedos) puede salir luego algo manchado. Una forma de que no haya que limpiárselo con urgencia es usar condón, pero cuidado: si se saca un preservativo del ano hay que usar otro si se pasa luego al sexo vaginal, o la transmisión de bacterias está asegurada.

FriXion, un robot que te masturba

Aunque se trate solo de un prototipo, hoy os hablaremos de un ejemplo de como la tecnología puede ayudarnos a conseguir orgasmos. O al menos, placer.Se trata de FriXion, un invento para ayudar a la masturbación en la práctica del cibersexo.

El cibersexo y sus problemas

Y es que está claro: ¿cuál es el principal problema cuando se practica cibersexo? pues que no puedes tocar a la persona que tienes delante. Da igual si es hombre o mujer, el problema es el mismo: te emocionas y tienes que hacerlo al final todo tu solo, porque la persona que te ha puesto a cien no está allí para hacértelo. Para hacerte nada, vaya.

Sigue leyendo

Alergia al látex

Son muchas las personas que tienen algún tipo de alergia o intolerancia a determinados alimentos o materiales. Prueba de ello son los múltiples casos que hay a día de hoy de personas que no pueden comer determinadas cosas o la variedad de menús que existen en los restaurantes para poder así dar respuesta a toda la variedad de clientes posibles.

¿Pero que pasa cuando una alergia te repercute en tu vida sexual? Hay muchas personas que son alérgicas al látex, por lo que no pueden usar los preservativos convencionales. Si que es cierto que esto es de fácil solución y que hoy en día hay un montón de alternativas anticonceptivas… pero para un encuentro rápido con algún desconocido no puedes arriesgarte a no tomar ciertas precauciones.

Sigue leyendo

Las mejores ideas para fin de año

Esta noche se acaba el 2015 y un nuevo año está al caer. ¿Habéis pensado ya en como lo pasaréis y como afrontaréis lo nuevo que está por llegar? Tanto si sois de los que os hacéis listas de nuevos propósitos como si no, recuperamos algunas de las ideas aparecidas en varios medios y que pueden hacernos pasar una noche distinta.

Sigue leyendo

Masajes eróticos y prostitución

Los masajes eróticos son uno de los servicios sexuales más comunes, además de los de la clásica prostitución con sexo oral, vaginal, anal y todo lo que pueden llegar a hacer dos personas adultas en torno al sexo. Los masajes son algo diferente, sin embargo, ya que permiten lograr lo mismo, placer, pero sin seguir los pasos de siempre y la frialdad que ello supone.

Sigue leyendo

La masturbación y su imagen

Se dice que descubrimos la masturbación, el acto de provocarnos placer sexual a nosotros mismos, antes de saber incluso que se llama así y lo que representa. Es algo que nos acompaña desde muy pequeños, en algunos casos desde antes de entrar en la adolescencia –si bien, como siempre, hay gente para todo y seguro que existen personas que no se han masturbado jamás-, pero que a pesar de lo natural que es -¿cómo, si no, íbamos a descubrirla por casualidad?- tiene una imagen muy mala incluso en tiempos de apertura de miras en cuanto al sexo como los que estamos viviendo.

Sigue leyendo

Los hombres y los pechos

Ya lo dice el “refrán”: tiran más dos tetas que dos carretas. No es un misterio para nadie que los hombres (heterosexuales, claro) se fijan siempre en los pechos de las mujeres, sean quienes sean, independientemente del nivel de detalle con el que las capas de ropa permiten hacerse una idea del tamaño y la forma de los mismos.

Sigue leyendo

El voyeurismo

Todos somos voyeurs. Eso tenemos que asumirlo. Nos encanta mirar, cualquier cosa que veamos fuera de lo común, sea lo que sea, nos llama la atención y nos quedamos observándola fijamente, si es posible sin ser percibidos por los demás ni por las “víctimas” de esta fuerte curiosidad.

¿En qué consiste el voyeurismo?

Pero el concepto de voyeurismo se suele utilizar en un contexto sexual, aunque los principios son los mismos: alguien que mira a escondidas y alguien que es observado sin saberlo, teóricamente mientras lleva a cabo acciones que preferiría mantener en privado, en el caso que nos ocupa desnudándose o teniendo relaciones sexuales consigo misma u otra persona.

Sigue leyendo