Pin-ups ¿Escorts o modelos?

El término “pin-up” se utiliza para describir fotografías en las que las modelos posan de forma sensual y coqueta. Cualquier postura o actitud sexy es válida, una sonrisa pícara, mirando fijamente la cámara, mordiéndose los labios, acariciándose el cuerpo. Las chicas pin up, eran modelos que posaban para este tipo de imágenes que luego adornaban calendarios y revistas en todo el mundo. En la actualidad, el maquillaje, el  pelo y la vestimenta que llevaban aquellas modelos de los años 20 sigue pareciendo igual de atractivo. Debido a su connotación sexual, su sensualidad y estilo erótico, muchas veces se ha asociado a la pin up con la prostitución de lujo, incluso hoy en día hay quienes siguen utilizando el término para asociarlo a estilos muy definidos de algunas escorts de lujo, pero nada que ver con la realidad, si bien es cierto que una pin up es de aquel tipo de chicas que cualquier hombre adoraría tener a su lado, son esas chicas con curvas generosas, de rostro armonioso, boca sensual, pecho exuberante, y una cintura de avispa envidiable.

Chicas Pin-up

El término pin-up deriva del inglés , y se refiere a aquella imágenes que se pueden recortar de un diario, una revista o una postal y se la utiliza para pegar en algún lado. Las pin-up girls son un producto del siglo xx, datan desde 1920 cuando algunas prostitutas o chicas desinhibidas se atrevían a sacarse la ropa y por algunos dólares posaban desnudas o con poca ropa. Durante la segunda guerra mundial, los hombres que pasaban largos períodos en las trincheras, pegaban en las tiendas de campaña, en los camiones o aviones de combate, fotos de actrices, modelos, o chicas bonitas mostrando sus generosas curvas.

Estados unidos apoyaba que sus soldados adoraran figuritas, incluso regalaba fotos de pin-up para subirle a los soldados la moral y preferían esto a que se contagiaran de sífilis (enfermedad muy común por entonces) al tener relaciones sexuales con prostitutas. Aunque la pin-up derrochaba sensualidad, no era vista como prostituta, sino como amuletos patrióticos de la buena suerte. Algunas de las más famosas fueron las conocidas como “ Varga Girls “, creadas por uno de los más famosos pintores de modelos pin-up, el peruano Joaquín Alberto Vargas y Chavez. Sus pinturas fueron adaptadas para adornar el fuselaje de muchos aviones de la segunda guerra mundial.

Tras la guerra, Christian Dior introdujo su “nuevo look”. Las restricciones de la guerra en artículos de lujo como medias fueron levantadas y la ropa interior pasó de ser una pieza a dos: el brassier y la faja. La sociedad ya había evolucionado de las Flappers que lucían un estilo andrógino a una mujer que mostraba muchísimas más curvas y piel. La era de la mercadotecnia empezaba a ver sus inicios de la mano de las pin-up girls que también servían para vender productos.

La tendencia «pin-up» lleva casi un siglo en boga. Por mucho que pasen los años no desaparece y sigue latente en la moda y en estas últimas temporadas viene con fuerza debido a la corriente vintage que arrastra con ella. Es un estilo para quien se sienta sexy y atrevida porque la regla base para ser una auténtica chica pin up es la actitud.

En la actualidad, una referencía de chica pin-up, (quizá la más conocida) es Dita Von Teese. Dita, nacida en septiembre del 1972, es una modelo erótica, actriz y bailarina de neo-burlesque estadounidense. A los 19 años empezó a trabajar en un club de striptease local y  abandonó la universidad, tras experimentar con drogas en dicho local durante años tuvo que ponerse implante de silicona en los pechos, según dijo las drogas los habían hecho desaparecer. Al trasladarse a otro local de mejor calidad, sus guantes y corsés de estilo retro, llamaron la atención de la revista Playboy, para la que posó poco después. En 1993 comenzó su carrera en el burlesque y desde entonces ha cosechado un gran éxito, sobre todo con un conocido número en el que se sumerge en una copa de Champagne gigante. Dita también es conocida por su pasado en películas pornográficas, como Pin-Ups 2, de Andrew Blake o Slick City: las aventuras de Lela Devin, de temática sadomasoquista. También ha aparecido en numerosos vídeos patra Playboy y otras revistas como Bizarre, para la que actuó en el vídeo fetichista Stiletto Sluts (Putas con tacones).