¿Qué se considera poco sexo?

Estamos acostumbrados a ver un montón de encuestas sobre hábitos sexuales en las que se da una media del número de veces que tenemos sexo a la semana, e incluso a comparar estas medias con las de otros países. Sin embargo, más allá de que estas medias son bastante cuestionables –casi todos mentimos y decimos un número más alto que el de verdad es- además es que dan una idea falseada de la realidad, porque es imposible obtener una media de algo tan personal como el sexo.

¿Sexo de calidad o sexo en cantidad?

Este tipo de datos lo único que hacen es generar preocupación: las personas que no llegan a ella porque se sienten frustradas y las que la sobrepasan porque se preguntan si no tendrán algún tipo de problema o adicción.

Lo cierto es que no hay una respuesta única a la pregunta de cuántas veces a la semana o al mes se considera poco sexo, porque esto depende de cada persona. No existe una frecuencia sexual ideal, ni tampoco se puede decir que hacerlo x veces a la semana o al mes es poco o mucho. Para algunas personas, una vez por semana será más que suficiente, otras tendrán bastante con una vez al mes y otras necesitarán una al día. Cada persona es un mundo. Las dificultades pueden venir cuando tenemos pareja y no solo dependemos de lo que nosotros queremos, sino también de lo que quiere la otra persona. En la pareja se tienen que conjugar dos frecuencias distintas, y eso puede ser un problema si las diferencias son muy grandes. Si el ritmo de uno de los miembros es muy alto y el del otro muy bajo, tienen que intentar tener menos y más sexo respectivamente y ver cómo se encuentran. Si están cómodos, perfecto, si no, hay que buscar otras opciones. Por ejemplo, que el que tiene el ritmo más alto se masturbe. Si esto no es suficiente, podemos plantearnos la opción de tener una relación abierta, aunque puede que surjan otros problemas. En cualquier caso, siempre hay que pensar que, más que la cantidad, lo que importa es la calidad en el sexo.