Sexo en la madurez

Dicen que hay una edad para cada cosa, pero lo cierto es que muchas veces son solo simples tópicos que vale la pena ir desmintiendo poco a poco y demostrar que se pueden hacer muchas en cosas en diferentes edades y momentos de la vida.

Cómo disfrutar del sexo en la madurez

Una de ellas es el sexo. Hay mucho tabú en este aspecto: se dice que la gente mayor no disfruta del sexo ni hace nada, pero esto no es cierto: cada vez hay más gente que llegada a la tercera edad buscan como satisfacer su cuerpo. Es evidente que las cosas cambian con la edad y que no se puede hacer todo, pero esto no significa no poder hacer nada.

En la web de tuguiasexual ofrecen seis consejos para poder mejorar el sexo llegados a cierta edad.

1. No caer en el pensamiento de que porque se es mayor se tiene que olvidar el tema. La actitud es una de las cosas más importantes. Hay muchísimas parejas que durante la vejez no solamente han ido haciendo lo mismo que más o menos han ido haciendo a lo largo de los años sino que además han descubierto una nueva forma de disfrutar del sexo, adaptando lo necesario para disfrutarlo igualo mejor que antes.

2. Comunícate con tu pareja: y no hablamos de explicar cómo ha ido la jornada, no: hablad de las necesidades que se tengan, de posibles fantasías a realizar, recordad con picardía momentos de juventud, etc. También es de vital importancia transmitir los miedos que se tengan: es bien sabido que el cuerpo no funciona de la misma manera y que eso no significa que una cosa no haya gustado. Hay muchas formas de encontrar el placer, ni que sea a base de caricias. Debéis buscar lo que os satisfaga más y explorarlo a fondo.

3. El sexo no sólo es penetrar: hay muchas vías para llegar al placer. Que partes de vuestro cuerpo os producen más placer? El sexo oral es una opción a tener en cuenta. La masturbación ha sido siempre una de las fuentes de placer más exitosas, y más cuando se practica con personas de confianza: si siempre has estado con tu pareja, no porque el tiempo haya pasado dejarás de hacerle sentir.

4. La salud es muy importante. Una vida sexual plena no se concibe sin un cuidado de uno mismo. Algunas recomendaciones serían que cuidarais al máximo vuestra dieta (consumo de frutas y verduras, mucha agua, alimentos bajos en grasas, etc.), intentar mantener la mente de forma activa (leer el periódico, hacer pasatiempos, etc.) y hacer un poco de ejercicio diario, aunque sea simplemente salir a caminar un rato.

5. Deja que los médicos te ayuden si tienes algún problema: es normal que algunas partes del cuerpo se vean resentidas por la edad o por el consumo de algún medicamento. Si se tiene suficiente confianza con el médico de cabecera, entonces se le puede consultar a él mismo. En caso que no queráis hacerlo, también podéis acudir a un especialista en salud sexual, que os sabrá recomendar las mejores opciones para optimizar vuestra vida íntima.

6. Por último, el consejo final es que uno mismo sea consciente de la situación. A veces no se trata de un problema físico, sino que a veces son simplemente las ganas de no querer hacer nada. Quizá este pensamiento derive un poco de los tabús que marcan nuestra sociedad, por lo que entonces nos remitimos al consejo primero: no por ser mayor tienes que dejar de hacer lo que te gusta. Aún así, lo más importante es tener en cuenta que lo más importante es uno mismo y que conocerse bien es la base de todo. Si tu pareja le apetece probar cosas y a ti no, entonces lo mejor es hablarlo y mirar de llegar a un punto intermedio que os pueda satisfacer a ambas partes.

Os animamos a seguir estos consejos y a intentar mejorar vuestra vida sexual a partir de determinadas edades. El estar solo tampoco debe ser un impedimento: hay profesionales del sexo que os podrán ayudar a realizar todo lo que tengáis en mente. Simplemente se trata de buscar, contactar y vivir la vida. No dejéis que otros decidan por vosotros.