Sexo online, el peligro de la red

Para todos, hoy en día gran parte de nuestra vida sucede en internet : el trabajo, el entretenimiento, los amigos…y el sexo también.

Por internet puedes ver como otra gente practica sexo, pero también puedes practicarlo personalmente, o concertar citas( a veces con profesionales del sexo, como escorts o gigolos ). Evidentemente no puedes tocar a la otra persona a través de la pantalla, pero se puede desnudar delante de la cámara, mantener una conversación erótica, masturbarse juntos, todos esto nos puede aportar muchas emociones, pero también algunos problemas.

Los peligros del Sexo online

A veces, cuando mantenemos una relación virtual, en la que no hemos conocido físicamente a la persona, las expectativas pueden diferir mucho de la realidad, por ejemplo, puede darse un supuesto romance virtual basado en una idealización del otro, y si algún día se tiene la posibilidad de encontrarse, puede pasar que la química falle, que las expectativas desmedidas generadas no se colmen, al descubrir que la persona del otro lado, tiene sus manías, sus defectos y no cumple con lo que se había creado detrás de las fantasías y proyección de los propios deseos. Esto puede resultar, tremendamente doloroso y frustrante. Las personas casadas, pueden sacar partido del anonimato, para ocultar su verdadero estado civil, hay que saber tantear lo que realmente lo que el otro busca en la relación. Sería interesante, tener en cuenta que no sabes si alguien está grabando las imagenes de tu webcam, no sería extraño que te encontrases una foto o un video tuyo, que se ha publicado en una página porno, por eso es recomendable que la cara nunca se te vea, así en caso de que tu foto o video acaben en la red, no se te podrá reconocer, además estos datos pueden permanecer en internet por años y lo pueden llegar a ver, miles de personas. Es recomendable estar seguro, de que lo que haces es legal, en algunos países, el sexo es tabú e internet está completamente controlado por el gobierno, a veces incluso la conversaciones de tono erótico son ilegales y estan castigadas por ley.

Hay mucha gente que no dice realmente quien es, y pueden ser proxenetas, farsantes, gente con ganas de jugar, que fingen estar realmente interesados en ti como persona, pero su verdadera finalidad y lo único que persiguen es desnudarte, algunos son proxenetas que utilizan la red, tratando de atrapar jovencitas en una relación, para después derivarlas a la prostitución.

Generalmente, se suele tener sexo virtual con la pareja, alguien con quien posiblemente antes ya te has besado o hecho el amor, y la relación a través de una cámara web, lo que hace es añadir un extra, algo diferente, quizá más morbo, pero también hay quien le resulta más excitante hacerlo con un desconocido, les gusta quitarse la ropa frente a la cámara web o intercambiar fantasias. La recomendación, es que lo hagas si realmente lo quieres así, que no dejes que nadie te induzca a hacerlo, debes estar seguro para más tarde no tener que lamentarlo. Es sexo virtual puede ser una practica muy arriesgada.

Uno no sabe, realmente quien está al otro lado de la cámara, puedes encontrarte con delincuentes, ladrones, secuestradores o depravados sexuales que consiguen a sus victimas a través de citas on line, así que mejor no des tus verdaderos datos, nombre completo, dirección, etc…pueden ser utilizados como chantaje.

Podríamos decir, que el sexo más seguro también lo encontramos en la red, por ejemplo en el consumo de pornografía. La pornografía son videos y fotografías de contenido erótico con la finalidad de excitar. El porno suave deja algo para la imaginación, pero el denominado porno duro, es más explícito. Hay que tener claro, que el porno no es real, que cuando ves porno, a menudo te encuentras con cosas que la mayoría de la gente no experimenta en su vida diaria. La pornografía da cabida a todo, sexo entre desconocidos, sexo entre varias personas, posturas inverosimiles…pero es una manera de estimular la fantasía. Si llegas a disfrutar más del porno, que del sexo real, puede llegar a arruinarte la vida sexual, el porno puede ser muy adictivo y es posible que intentes hacer que lo real se parezca más al porno, algo que seguro no funcionara.