Masturbarse todos los días

Durante siglos, la masturbación ha estado etiquetada por muchas religiones como un pecado propio de infieles y a su alrededor han crecido infinidad de mitos y prejuicios que la han convertido en un tabú para muchos hombres y, sobre todo, para muchas mujeres. Todavía hoy, existen en el imaginario colectivo algunos de estos mitos que hablan sobre los males que acecharían al hombre si practicase la masturbación o, en ocasiones, si lo hiciese con mucha frecuencia como, por ejemplo, desarrollar ceguera. Sigue leyendo