Los videojuegos se vuelven calientes

Si fuiste adolescente a finales de los años noventa y principios del 2000, es posible que todavía recuerdes las escenas con las que se cerraban los videojuegos de la saga Tomb Raider. Después de dedicar horas y días a pasarte cientos de pantallas, te sentabas delante del televisor para ver la famosa escena de la ducha, de la que te habían hablado todos tus amigos. Y decepción enorme, porque a Lara Croft no se la veía nada de nada. Sin embargo, los videojuegos de hoy se vuelven calientes, desde entonces los han cambiado mucho, y las escenas de sexo ahora son bastante más explícitas. Sigue leyendo