El secreto del amor eterno es una pastilla

Las técnicas más recientes de imagen cerebral han descubierto que, cuando nos enamoramos, el cerebro experimenta una gran descarga de diferentes tipos de hormonas. Este cóctel químico es el causante de esa sensaciones tan fuertes que vivimos en los primeros meses de relación, cuando no podemos estar sin la otra persona, perdemos el apetito e incluso nos cuesta trabajo conciliar el sueño. Conocer las hormonas implicadas en este proceso es el primer paso para sintetizarlas químicamente y, en un futuro cercano, poder administrarlas a personas que desean experimentar estas sensaciones. Sigue leyendo