Dónde recibir un buen masaje

A quién no le gusta un buen tocamiento, un buen mano a mano, un buen masaje… Si lo piensas bien, entre recibir un masaje y un masaje erótico, existe una sutil diferencia, la de la presión que el que aplica el masaje ejerce y lo que el masajeado piense mientras le toquetean las pieles más nobles. ¿Es posible que hasta un fisioterapeuta despierte la zona sexual del cerebro del masajeado? Por supuesto. Existe un abanico lo suficientemente extenso en cuanto a mentes como para que este hecho sea habitual. Sigue leyendo