Técnicas para una buena felación y un buen cunnilingus

Una de las variantes amatorias más practicadas es sin duda el sexo oral, o sea la estimulación de los genitales con la boca. Esta práctica es tan antigua, (probablemente) como la existencia del ser humano, pero en algunos imperios como el Romano, tenia una connotación muy curiosa, incluso llegando a estar mal visto. En la antigua Roma, hacer una felación era algo considerado una acción pasiva y por lo tanto era utilizada más que como una práctica sexual entre dos iguales, para castigar y dominar a subordinados. Se convirtió en una cuestión de clases sociales, en donde el de mayor rango podía exigir (tanto a mujeres como a hombres) una felación, como muestra de poder.

Todo lo que necesitas saber sobre el  sexo oral

Hoy en día, hay a quienes el sexo oral les sigue pareciendo una práctica tabú, o bien lo rechazan por cuestiones moralistas o religiosas, a otros les produce rechazo por el olor, o bien por el sabor. En las cuestiones morales no entraremos, pero en lo referente al olor o el sabor, podemos sugerir varias soluciones, ya que existen multitud de productos en el mercado, que facilitan un sexo oral placentero, productos de diferentes sabores como geles de masajes y lubricantes de diversos olores, todo esto sin dejar de lado lo más importante, una buena higiene y por ello es recomendable tomar una ducha antes de llevar a cabo esta práctica. Algo que no podemos omitir, es el riesgo de infección, si bien es cierto que es una práctica de muy bajo riesgo de transmisión de infecciones, la posibilidad existe, dependerá de múltiples factores que no vamos a abordar en este artículo, pues nos centraremos en el aspecto del como hacer más placentero el sexo oral.

Podemos decir que el sexo oral se ha convertido en la práctica sexual más frecuente hoy en día, lo disfruta tanto quien lo da como quien lo recibe. Se puede utilizar como una práctica en si misma con la finalidad de conseguir el orgasmo o bien como un preliminar que puede concluir con penetración. Para muchas personas es la forma más fácil y placentera de conseguir el orgasmo, la mayoría de los hombres piensan que una felación es únicamente placentera para ellos y no para sus parejas, pero esto no es cierto, pues hay parejas que encuentran muy gratificante provocar placer. En el caso de las mujeres, muchas han descrito el cunnilingus como mucho más satisfactorio que la penetración, debido a que la estimulación del clítoris es mucho más directa, y se mantiene una lubricación constante.

Hay ciertos consejos a tener en cuenta a la hora de practicar una buena felación o un buen cunnilingus (sexo oral para ellas): Es muy importante tener cuidado con los dientes, pueden utilizarse para algún pequeño roce, pero de forma muy delicada, también es interesante que la intensidad y el vigor de las caricias, sea progresivo a medida que aumenta la excitación de la pareja, si prestas atención a sus gestos, fácilmente podrás ir descubriendo que es lo que más le excita, y por lo tanto, por donde debes insistir.

Una felación de calidad:

La técnica siempre es mejorable con la práctica, pero lo fundamental para poder hacer una buena felación es la pasión, la implicación.

Aunque popularmente se dice que el hombre es más directo en cuanto al sexo que la mujer, lo cierto es que la previa también es muy importante para el hombre, así que para ir a para a una felación, es interesante previamente besar con pasión a tu hombre, en el beso podemos anticipar lo que luego pretendes hacer con su pene, así que chupa sus labios, muérdelos ligeramente y emula con la lengua los movimientos que planeas para su pene.

Acaricia todo su cuerpo, repasando con la boca y la lengua sus partes hasta llegar a los genitales, toca y frota el miembro, poco a poco se irá poniendo más duro, dedícale un tiempo a masturbarlo, besándolo y manteniendo tu mirada en la suya, entonces toma el pene y con cuidado de los dientes, embadúrnalo bien de saliva, aprieta el glande con los labios y continua rodeándolo con la lengua para, así hasta llegar a frotarlo contra el paladar, a la vez que masajeas con la lengua. Después coloca el glande lo más adentro que puedas de tu boca (es interesante saber que para la mayoría de los hombres una garganta profunda es algo con lo que siempre han soñado) entonces haz vibrar tu garganta y paladar, emitiendo un ligero quejido ronco, esto hará que en el glande se experimenten nuevas sensaciones. Debes tener en cuenta, que lo normal es que al llegar el pene al fondo de la garganta, experimentes arcadas, debido a los reflejos, la manera de disminuir estas arcadas es dejar la lengua lo más plana posible y relajar los músculos de la boca. Hay que ir respirando por la nariz y sobretodo estar relajada, la práctica irá mejorando el control de estos reflejos de arcada, pues la garganta de alguna manera se acostumbra a tener un elemento extraño en la boca. Es necesario ir lubricando con saliva, mientras más húmedo mejor y ves alternando la profundidad con el sacar el pene al exterior, esto además de facilitar la toma de aire, también provoca que el cambio de temperatura de aire caliente a frío, aumente la excitación. Es importante ir comunicándose, pues no a todos los hombres les gustan las mismas cosas, le puedes acariciar los testículos y sujetar el pene mientras lo succionas, o si le gusta acariciar la zona del periné ( del pene hacia el ano ), y cuando notes que esta llegando al orgasmo, puedes decidir si quieres que él eyacule en tu boca, al igual que puedes tragarte el semen o no, según si su sabor te desagrada o no. A muchos hombres les gusta poner las manos sobre la cabeza de la mujer, así la guía con sus movimientos y pueden llegar al orgasmo más placentero.

Un cunnilingus de calidad:

Para muchas mujeres es una de las prácticas que más gozamos, la suavidad con que una lengua acaricia nuestros genitales es fantástico, en el acto del cunnilingus se usa tanto los labios como la lengua para lamer y chupar la zona vaginal y el clítoris. Al igual que recomendamos anteriormente con el sexo oral en el hombre, para la mujer también es importante la previa, antes de ir a tocar directamente el clítoris con la lengua, es aconsejable acariciar otras zonas e ir provocando así el aumento de la excitación. Puedes empezar por dar mordiscos y besos por las pantorrillas, ir acariciando la parte de atrás del muslo, luego ir besando el interior de las piernas, hasta llegar a besar sus labios mayores y menores, seguir repasando con los labios en movimientos ascendentes y descendentes, dibujando con la lengua todo el contorno de la vagina, (recordemos la importancia de la implicación, lo que significa que disfrutemos del placer que ella está sintiendo) se puede salivar un poco, pero no suele ser agradable el babeo en exceso, es suficiente con un poco.

Entre la vagina y el clítoris hay una gran cantidad de terminaciones nerviosas, ese es un buen espacio para recorrer e ir alternando penetraciones con la lengua de vez en cuando, te puedes ayudar abriendo con las manos un poco los labios, para así ir introduciendo la lengua sin dejar de moverla. Vuelve a sus labios mayores, los vuelves a apretar con tus labios, dale un lengüetazo de un extremo a otro de la vagina, puedes meter uno o dos dedos en la vagina y combinar movimientos de penetración, a la misma vez que chupas la vulva. Recuerda que el clítoris, es la parte más sensible, motivo por lo que tiene que ser lo último en estimular. Este se puede lamer en círculos, a la vez que se va succionando, (es recomendable ir preguntando, pues no a todas las mujeres nos gusta la misma intensidad y fuerza con que se fricciona o succiona) llegados a este momento el clítoris se encontrará lo suficientemente erecto, como para, estimularlo cada vez más, con la lengua de abajo hacia arriba, alternando con un apretón de labios.

http://www.orgasmatrix.com/nina-hartley-cunnilingus

Es muy eficaz como método para aumentar la excitación, tocar sus muslos, nalgas e incluso apretar sus pezones mientras se lame o succiona su sexo, o ir creando ruidos con las vibraciones producidas con la boca y que se transmiten a la punta de la lengua. Importantísimo para no interrumpir el orgasmo de la mujer, es cuando esta se encuentra en el punto culminante no parar por nada del mundo, por ningún motivo, no para hasta que ella lo indique, pues puede quedar interrumpido el orgasmo. Recuerda que después del orgasmo, el clítoris queda extremadamente sensible, por lo que seguir tocándolo podría ser más molesto que placentero.

Hay que recordar que disfrutar dando placer es la mejor manera de obtenerlo, y al fin al cabo lo más importante en el sexo es saberse comunicar. ¡Buenos orgasmos amigos/as!